Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
ACEPTAR
No te lo pierdas No te lo pierdas

Enero 2019

L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

No hay contenidos.

Cerrar
Askatuak

ASKATUAK CLUB DE BALONCESTO

Segundo día de actividades "El Día Grande" (A) -3 octubre 2015-

compartir

Segundo día de actividades "El Día grande" (A)  - 3 de octubre de 2015

 

Reencuentro en el escenario de los sueños: Todos en el Gasca

 

Por Andoni HUEGUN

 

La cita era cuarenta años después, a las 12 del mediodía, en el Polideportivo de Anoeta, ahora de Josean Gasca; y poco a poco fueron llegando a la instalación los héroes del equipo de 1975, comandados por el gran Shegun Azpiazu, y también aquellos americanos que hicieron vibrar a esta ciudad cuando el juego del baloncesto se convertía cada quince días en espectáculo puro.

 

La cancha del escenario de los sueños, que tampoco ha cambiado mucho de cara décadas después, se fue llenando de jugadores que desprenden sabor a basket, pero sobre todo autenticidad. 

 

Allí no faltaba nadie e imágenes conmovedoras envolvieron de magia un momento irrepetible. Hombres hechos y derechos llevaban sin verse en algunos casos desde los setenta, a la vez que se observaban fijamente, con ánimo de escrutar rostros del pasado, mientras se abrazaban emocionados con cierto afán de revertir el tiempo.

 

Estanis Ubarrechena, Jesús Mari Pérez, Gonzalo Bermejo, Iñaki Yurramendi, Juanito Aranburu, Ed Robota, Shegun Azpiazu e Iñaki Almandoz, componentes de aquella magnífica plantillla del Club que alcanzó a las primeras de cambio el éxito con el ascenso, posaron rememorando el tiempo, mientras Essie Hollis, Nate Davis, Fernando Galilea, Marisol y Borja Gasca, los Aranburu, Mikel Galdona, Lorenzo Motos, Dave Angstadt, Quino Martínez, Oscar Arana y directivos y aficionados de ahora y de siempre disfrutábamos -en el que siempre ha sido nuestro pabellón- del privilegio de vivir instante tan especial para quienes llevamos a Askatu dentro.        

 

Después vinieron más charlas y nuevas fotos para el recuerdo, ante la placa y el rótulo del hall del José Antonio Gasca -siempre presente- y en el exterior, en lo que supuso el inicio de una jornada que iba a resultar intensa y cargada de emociones...